Descentralizacion y Enfoque de Género

Columna de Opinión de Eva Bahamonde T. @EVAGABRIELABT Asistente Social de profesión y oficio. Desde la Región de Aysén

730
El Patagon Domingo

Políticamente es incorrecto manifestarse en contra de la descentralización o por la reivindicación de los derechos de las mujeres y la equidad de género, algo que solo se manifiesta públicamente en el discurso y no así en la acción. Cuando reflexionamos frente al modelo centralizado que conserva nuestro país en materias de políticas públicas, podemos observar lo añejo y poco visionario referente del desarrollo de las comunidades a su pertinencia territorial, climática, social, cultural, cómo se identifican y autoevalúan.

¿Cómo construimos masa crítica, sociedades cohesionadas y empoderadas que sean capaces de planificar sus territorios con mirada local y de género, priorizar sus demandas y fortalecer sus vínculos otorgando seguridades básicas para quienes conforman esta sociedad?

El reto que enfrentamos es cómo logramos abordar la construcción de una sociedad inclusiva y no solo con menor pobreza en sus diversas miradas multidimensionalidades, si no un despliegue universal que acompañe a sus habitantes en el ciclo vital completo otorgando seguridades. Para ello, es importante fortalecer los liderazgos en los propios territorios, trabajar en el capital humano existente, desarrollarlos y generar los espacios de crecimiento, educación, cultura, en fin, desarrollo social. Para ello se debe otorgar desde el Estado tener acceso continuo y garantizado a capacitación, formación educacional, autonomía económica que permita asociar de manera coherente políticas públicas a través de una agenda descentralizada en cada territorio mancomunada al desarrollo de políticas públicas descentralizadas y con enfoque de derechos y de género.

Descentralización como forma de empoderamiento colectivo de los diferentes territorios e individual de la militancia o la independencia política y, en particular, de nosotras las mujeres, en la que el poder se comparte en igualdad de condiciones para garantizar una mayor apertura, participación y democracia, fortaleciendo los liderazgos transversales y cíclicos a diferencia de la verticalidad instaurada en la mayoría de las organizaciones.

En cada comunidad se pueden generar propuestas y discursos de políticas públicas que luchen contra todas las desigualdades y discriminaciones por razón de género/sexo como imprescindibles en la agenda descentralizadora.

Transversalidad de las políticas, integrando de manera sistemática la perspectiva y el impacto de género en todos los ámbitos de la organización y de las políticas públicas e interseccionalidad del género con otras categorías de desigualdad.

Cumpliendo con nuestro rol activo como ciudadanía debemos, entonces, permanecer atentas, atentos a que efectivamente las candidaturas al cargo de Gobernador o Gobernadora Regional que, por primera vez, será electa o electo por votación popular, incluya en sus bases, tanto la descentralización, como el enfoque de género en la construcción de su proyecto de desarrollo regional.

Fuentewww.elpatagondomingo.cl
Compartir