Opinión: El ser o no ser del carbón en Magallanes

Enrique Rebolledo Toro – Ingeniero Civil Ambiental

1472

Mientras en todo el mundo con miras a ser sustentable y competitivo en los mercados actuales –incluido nuestro país– se habla de la descarbonización de las matrices energéticas, en nuestra querida región de Magallanes seguimos discutiendo temas que ya fueron debatidos hace años y son derechamente añejos. Entre ellos seguimos dando tribuna a que el carbón siga siendo tema, e insistimos en ocupar titulares y páginas de medios de comunicación con las “aprensiones” que pueda tener el gerente una empresa que se dedica justamente a ganar dinero por medio de la extracción y venta de carbón. Independientemente de la obviedad del conflicto de intereses que pueda tener una opinión sobre este tema proveniente de la parte más interesada en que se continúe con la extracción de carbón en la región, queda claro que llevar la discusión solo hacia el qué dice la industria y no hacia los científicos estudiosos del área es obtuso y hasta un poco tendencioso.
Si bien no hay nada ilegal en el asunto, ni hay algo de malo en hacer negocios y generar empleo, como magallánicos estamos pecando de ingenuos y comprando lo que nos venden en los medios, y lo que nos están vendiendo es una mirada reduccionista y cortoplacista de un problema mayor. No se han preguntado acaso por qué durante este año (sí, durante un gobierno de derecha autoproclamado pro-desarrollo económico), es que se constituyó una Mesa de Descarbonización Energética, la cual cuenta con participación del mundo público, privado y de la comunidad académica y civil. Es desde este organismo y no uno de los tantos centros de estudios de alguna universidad del primer mundo ajeno a nuestra realidad que nos llega el “Estudio de operación y desarrollo del sistema eléctrico nacional sin centrales a carbón” que tanto preocupa a los medios magallánicos. El cambio climático generado por el calentamiento global antropogénico es real, preocupa a los gobiernos de cualquier color político y está pasando ahora mismo mientras Ud. lee este pequeño artículo. A nosotros en Magallanes nos va a azotar de una u otra forma, y solo podemos hacer dos cosas: velar por que se cumplan las metas establecidas recientemente por la ONU para no sobrepasar el punto de no-retorno fijado al año 2030 y prepararnos para los cambios que se nos vienen. Si me permiten contarles el final de la película, actualmente no estamos haciendo ninguna de las dos.
El descarbonizar nuestra matriz energética es solo el primer paso para avanzar hacia una región sustentable y con ganas de ayudar en esta gesta mundial contra el calentamiento global, ya pasaron los tiempos de apuntarse con el dedo, echarse la culpa y pensar que nuestro granito de arena no vale nada. Ahora es el todo por el todo y el tiempo no juega a nuestro favor, dejemos de preguntar si le molestará a tal o cual las medidas que debemos implementar nosotros mismos para nosotros mismos, es un momento histórico en que está en juego directamente el desarrollo regional, la forma en que queremos hacerlo y la región que queremos dejar a las futuras generaciones.

Compartir