Los pirquineros del oro fueguino serán visitados por Ministro

También desarrollaría visita a Mina Invierno

1841

La historia consagra a la búsqueda  y extracción del oro como uno de los principales componentes del poblamiento de la Tierra del Fuego, así como del impulso que  Magallanes tuvo dada la importante conexión que entregaba el Estrecho de Magallanes con el comercio internacional.

El esfuerzo diario de pequeños pirquineros desde mediados del 1880, perdura hasta hoy, y permite consagrar uno de los oficios de faenas más rudas de la Patagonia. Diversas empresas mineras a lo largo de la historia trataron de industrializar esta actividad, hoy se puede observar los vestigios de esas maquinarias a lo largo de diversos ríos y caminos que llevan al Cordón Baquedano.

Tanto ayer como hoy los pirquineros son acompañados por el viento, el agua que recorre con fuerza la Pampa y sus herramientas que les permiten obtener desde las entrañas de la tierra el preciado metal.

Los últimos buscadores de oro siguen con tenacidad en el sector alto del río del Oro, a más de 20 km. aguas arriba de Porvenir.  Son alrededor de 7 mineros artesanales, y de 8 trabajadores del oro de mediana minería,  que poseen algún nivel de sus procesos mecanizado.

La próxima semana, recibirán la visita del  Ministro de Minería Baldo Prokurica,  que llegará hasta esa localidad con la finalidad de conocer el proceso minero y trabajar sobre las inquietudes de los trabajadores del oro como el mejoramiento del sistema de ventas de la producción, y avanzar en la conectividad telefónica en el sector, lo que en las últimas administraciones han ido permitiendo que diversos sectores de la isla puedan contar con señal de teléfono e Internet, entregando mejores condiciones de vida a aquellos que desarrollan largas jornada productivas en el sector rural.

Cuando el tiempo acompaña los pirquineros desarrollan largas jornada laborales, las que se van limitando sólo a medida que la escarcha y el frío se hace presente en los altos de la ruta del oro de Tierra del Fuego.

Compartir