Primero los niños: slogan de campaña presidencial que aún no aporta iniciativas de peso y de calidad para la Educación Pública.

Análisis Público de Paola Valenzuela Pino, Educadora de Párvulos

248

A siete meses de instalado el nuevo gobierno es lamentable observar que el slogan de campaña Primero los niños, título que, entre paréntesis, no está acorde al enfoque de género porque no visibiliza a las niñas, no ha estado a la altura respecto de anuncios o proyectos que vengan a fortalecer materias relacionadas especialmente con Educación, que apunten al fortalecimiento de la Reforma que se venía desarrollando.

Uno de los pocos anuncios hechos en estos meses, es el proyecto de sala cuna universal, proyecto que ya hemos analizado y que presenta varias críticas, de diversos actores del mundo de la educación parvularia. Hoy no sabemos en qué etapa está dicha iniciativa, lo que si sabemos es que se quiere transformar la Sala Cuna en un nuevo sistema de subvención estatal, retomando el copago. Tema ya superado en el sistema de básica y media. Además, es un proyecto que surge desde el ministerio del Trabajo, no del ministerio de educación

La ministra de la mujer había mencionado otro proyecto, también para sala cuna, referido a CUIDADORAS, parece que no se siguió por esa línea, o tal vez están trabajando en aquello, pero sin presentarlo como proyecto, tal vez fue una idea del momento, pareciera que se improvisa sobre la marcha.

Una tercera iniciativa, es el Proyecto del kínder obligatorio. Este proyecto fue presentado en el gobierno anterior del presidente Piñera, su objetivo es que se aumente la educación obligatoria de 12 a 13 años. Hoy se retoma, lo que falta es el cambio en los decretos y aspectos legales, ya que debe cambiarse la ley. La pregunta es, ¿que implica el proyecto?, ¿qué significa que sea obligatorio? El nivel transición mayor o kínder, tiene un 94% de cobertura, por tanto, lo que hay que saber es, si deberá cursarse o deberá aprobarse, como el resto de los niveles de la educación básica. Como es sabido, en Educación parvularia no hay calificaciones, se pasa de un nivel a otro sin notas, por tanto, es relevante saber como se definirá el que sea obligatorio y forme parte de los 13 años de formación obligatoria.

Y la última iniciativa es el proyecto Aula Segura, que también ha sido criticado por diversos sectores, incluso por los directores de los liceos emblemáticos. Es una incitativa que va por la línea de la exclusión en educación, y que no viene a abordar la problemática compleja de los actos de violencia en que se involucran jóvenes. El gobierno tampoco comprende que, al ratificar la Convención de los derechos del niño en el año 90, el estado se convierte en Garante de una serie de derechos, uno de ellos el de educación, con esta acción, aunque el joven sea destinado a otro establecimiento no se profundiza en una solución más holística para él y para la comunidad educativa
Las pocas iniciativas propuestas, demuestran que el slogan Primero Los niños no pasa de ser eso, no hay o bien no nos han transmitido una hoja de ruta, una planificación lógica, articulada sobre proyectos o iniciativas para seguir desarrollando la educación pública en sus diversos niveles. El gobierno adolece de proyectos profundos, bien preparados, fundamentados en estudios, en evidencia científica, tampoco se han destinado mayores recursos económicos, al contrario, se han cortado presupuestos, parece que hay que ahorrar, y hay que hacerlo a costa de Educación.

La educación es un tema serio y trascendental para el desarrollo de un país, como profesional de la educación y ciudadana, me preocupa el estancamiento que se producirá en materia de educación en este gobierno si las autoridades no son capaces de proponer iniciativas que fortalezcan al sector en su conjunto.

Para el final, y citando a Pedro Aguirre Cerda: “Gobernar es Educar”. Ojalá este segundo gobierno del presidente Piñera pudiera honrar esta profunda reflexión, por el bien de la infancia y la juventud de Chile.

Compartir