Opinión: Recuerden pavimentar el desarrollo de Tierra del fuego

Rodolfo Cárdenas Alvarado Trabajador Social Fueguino

688

 

Diciembre, es un período de reflexión y encuentro,  así como la oportunidad de tomar rumbo y   realizar lo planificado, así mismo permite  proyectar ideas de futuro, sin embargo, se ve un Magallanes,  arremetido por desencuentros, mezquindades y riñas con nuestros deseos e intenciones de una sociedad más justa y solidaria, que busca consolidar su futuro.

La comunidad de Tierra del Fuego no se queda atrás, y vive últimamente, entre convulsiones, pero siempre atento a que no le pasen gato por liebre o que el desayuno llegue frío, por el atraso constante en la toma de decisiones, y su justificación sea culpar el empedrado, en vez de sumar esfuerzos para alcanzar lo que la ciudadanía espera.

En junio del 2017 el Consejo Regional de Magallanes aprobaba los recursos para iniciar la pavimentación de las ruta Porvenir – Onaisin, luego vendría el inicio del proceso de licitación y adjudicación, pero nos llegó un nubarron, de esos a los que nos están acostumbrando, la tardanza en el inicio de las obras, y que se vuelve a presentar con esta iniciativa, y muchas otras, éste proyecto, es tan esperada por los fueguinos que luchan día a día por mayor conectividad.

Serán  11,5 km iniciales de una cruzada que conecta a Porvenir con el mundo rural, y hace más fraterna nuestra relación con los argentinos, siendo otro polo de desarrollo para la economía local, que hemos levantado entre todos, además de mejorar sustancialmente el traslado vehicular y la conexión, tal cual se proyecta en la ruta pavimentada que une a Porvenir con Manantiales. Mejorar la calidad de vida de nuestras comunidades es fundamental, y en los próximos días podrán disfrutar en plenitud del centro recreativo del sector de la Junta de Vecinos N°2, recuperación de un espacio público que se logró gracias al trabajo constante de diversos sectores y del Programa Quiero Mi Barrio.

Los fueguinos solicitan que se haga patente la continuidad de las iniciativas que forman parte del Plan de Zonas Extremas, así como las definidas por el Consejo Comunal y sus organizaciones sociales y de vivienda, en las que cifraron sus esperanzas, porque es la oportunidad de mayor desarrollo, de contar con la vivienda propia, de nuevos empleos y el fortalecimiento de emprendimientos, así como contar con lo mínimo para vivir en un lugar extremo y remoto, y eso el centralismo tiene que comprenderlo.

Estás iniciativas se proyectan por el trabajo de hombres y mujeres, empleados públicos dedicados a engrandecer la región, vaya para ellos nuestro reconocimiento, para lo cual podemos citar al Padre Hurtado, quien señaló: “Quien tiene sentido social, sabe que todas sus acciones repercuten en otros.”

Por lo tanto, esperamos que los buenos deseos de fin de año sean de trabajo, prosperidad y desarrollo de nuestras comunidades, y eso acompañado de un trabajo decidido de aquellos que tienen la posibilidad de dirigir los destinos administrativos del país, por que los fueguinos nos merecemos un mejor porvenir.

Compartir