Premio por la Paz distingue a Ex Gobernadores de Tierra del Fuego y Ultima Esperanza

Distinguen a Sylvia Vera Pérez y Manuel Suárez Arce

662

Una tradición que comenzó después del conflicto del Beagle, entre Chile y Argentina, y que cuarenta años después, sigue distinguiendo a destacados vecinos. Este 2018, el obispado de Punta Arenas quiso otorgar el Premio por la Paz a dos ex gobernadores de las provincias de Tierra del Fuego y Ultima Esperanza: Sylvia Vera Pérez y Manuel Suárez Arce.

El obispo Bernardo Bastres recibió en su oficina a Sylvia Vera, mientras que con Manuel Suárez se comunicó vía telefónica, pues el ex gobernador se encuentra en delicado estado de salud, a sus 95 años. Eso no impidió que se produjera una amena charla entre los galardonados, en la que Suárez, junto con agradecer la distinción, lamentó no haber podido asistir, porque “lamentablemente estoy bastante enfermo, pero estoy vivo gracias a que me mantengo espiritualmente. Natales es una ciudad pequeña, que por suerte está separada de la contaminación de los tiempos modernos; estamos en otra era”.

A su vez, el obispo Bastres declaró que “este Premio por la Paz surgió en la diócesis a partir del conflicto con los argentinos por el Beagle, entonces todos los años, el obispo Tomás González y yo que he seguido, hemos tratado de destacar a alguna persona que tiene que ver con el tema que el Papa nos da. Este año, los criterios que hemos seguido es fijarnos en las dos capitales provinciales: Porvenir y Puerto Natales, ver lo que está pasando y elegir a las dos personas, porque creemos que una buena política, ayuda a la paz. Los dos tienen tradición de Iglesia, son cristianos, pertenecen a la Iglesia Católica. Los dos son políticos, de partidos distintos, pero nos fijamos más en el servicio que han prestado. Creo que la política es dentro de un partido, pero sobre todo, que sea reconocido por la gente”, justificó el obispo Bastres por estas distinciones, que se entregarán oficialmente el 31 de diciembre, a las 19 horas, en la tradicional misa en la Iglesia Catedral.

Con su particular energía, que no decae a sus 81 años, Sylvia Vera también agradeció este premio, “porque me tocó ser gobernadora en un período bastante difícil, especialmente en Tierra del Fuego. Fue el inicio de la democracia, llegar de gobernadora una mujer, socialista. Fue un golpe muy duro para el Ejército, que al principio me hizo muchos desprecios, que a mí, me importaban un comino. Así se los dije una vez ‘estoy contenta que no me inviten a ninguna de sus cosas en el regimiento, pero como representante del Presidente Aylwin, sí exijo respeto’. Pero viví un período realmente hermoso, aprendieron a conocerme, les dije ‘les voy a demostrar con mi trabajo que esta socialista trabaja con las manos limpias y habla siempre de frente, con la verdad. No soy ni revolucionaria ni terrorista, respeto a la gente, y eso lo demostré en los diez años que fui gobernadora”, recordó Vera, que recordó además que “soy católica practicante, casi de misa diaria, y por lo mismo, como católica, gobernadora, alcaldesa, que ejerció este trabajo político tratando de hacerlo con honestidad, franqueza, respeto a la gente, me siento realmente contenta que el obispado haya pensado en mí, por este premio”.

Por último, su mensaje para la comunidad, especialmente de Tierra del Fuego, “que se sientan contentos de que una persona que no es de Porvenir, que lleva 44 años viviendo con ellos, me siento porvenireña, voy a seguir viviendo en Porvenir y ya tengo mi lugarcito en el cementerio, donde quiero que me sepulten”, concluyó entre risas.

La Prensa Austral de Magallanes

FuenteDiario La Prensa Austral
Compartir