Opinión: Descentralización y diversidad

De Eva Bahamonde Tapia Asistente social de profesion y oficio twuiter@EVAGABRIELABT

973

 

Cuando se empieza a hablar de constituir un Chile descentralizado sin dejar de ser un estado unitario, en la historia de la última década remontamos al año 2014 cuando Michel Bachelet Jeria constituye la comisión que propone una forma de Gobierno Regional más autónomo tanto política como económicamente.
Ha sido desde la formación de la republica el anhelo de los más vanguardistas políticos quienes proyectan en la descentralización, el desarrollo autónomo de las comunidades, evitando el paternalismo y centralismo agobiante para las regiones, pero por sobre todas las cosas para las regiones extremas que lidiamos a diario con políticas de estado que están creadas, formuladas y diseñadas por un centralismo exacerbado, sin capacidad de empatía por las diversidades del territorio, sus habitantes, cultura y etnia donde lo centralizado no deja espacio a la mirada local con sus particularidades.
Un ejemplo claro son Aysen y Magallanes, regiones situadas geográficamente en el extremo sur de nuestro país donde llevar a cabo la (JEC) jornada escolar completa es un despropósito en el entendido que los estudiantes en época invernal, salen de sus hogares en la más profunda oscuridad y regresan a sus casas en las mismas condiciones, así no se facilita el acceso a las actividades extra programáticas en las localidades urbanas, sin hablar de lo que sucede en los establecimientos rurales que en invierno se evidencia con creces las inclemencias de la estación, así solicitamos una educación inclusiva participativa y heterogénea pero en un sombrero único que no es posible adaptar a tanta diversidad de cabezas.
Al evaluar la elección de los y las consejeras/os regionales, cuerpo colegiado que componen la representación de los y las ciudadanas que los elegimos por votación popular y territorialmente representados por provincias en cada región, han venido a dar un aire fresco a lo que es la inversión pública y la participación ciudadana, ha sido un pequeño paso, pero del cual como ciudadanos debemos sentirnos orgullosos y potenciar el avance de cada una de las gestiones que nos vallan acercando a propiciar mecanismos de descentralización en cada uno de los territorios ya que como existe una centralización a nivel nacional, esta también se ve afectada a niveles regionales y locales, no es lo mismo vivir en Villa O’Higgins que en Murta o en isla Gala, somos en si una región diversa desde cordillera a litoral.
Políticas públicas de verdad, comprometidas con el avance de las localidades, con recursos asociados son inversiones como el plan especial de zonas extremas (Pedze), en el cual no solo se levanta información de las necesidades en conjunto con la ciudadanía, si no que también se le inyecta una cantidad importante de recursos a las regiones para poder invertir en proyectos y programas que por la cantidad de habitantes que tenemos jamás hubiesen sido financiados por el sistema común de inversión regional y sectorial.
Hoy vemos con orgullo esas obras que con tanto esfuerzo dedicación y convicción se llevaron a cabo por la administración anterior liderada por la ex Presidenta Michel Bachelet Jeria su equipo político y técnico.
Vemos también como las autoridades de turno se lucen cortando cinta de anhelos anteriores que culminan hoy en su periodo y si, es algo que pasa en cada cambio de gobierno por cuanto así funcionan los ritmos de las políticas públicas, las inversiones, obras, programas y proyectos que deben continuar, pero cuando frente a ellas no vemos nuevas propuestas o iniciativas de inversión, si no recorte presupuestario para obras emblemáticas de la región no queda más que continuar en la vereda de la denuncia, en la vereda fiscalizadora, la oposición además de constructiva debe ser fiscalizadora.
Si bien no votamos por esta administración si velaremos porque se mantenga el recorrido avanzado y que cada paso adelante no retroceda ni un centímetro, así sea en educación, derechos sexuales y reproductivos, inversión regional y el tema que hoy expongo: Descentralización , la ley que fortalece los nuevos gobiernos regionales, nos llama a votación universal para elección de gobernadores regionales para el año 2020 no puede postergarse para el año 2022, han sido muchos años esperando el poder para las regiones y no solo político y económico, si no que también en lo comunicacional y cultural. Cada vez es más común que cada localidad y territorio se identifique en el mapa no solo geográficamente si no también con la riqueza de su cultura con el enquiquecimiento de nuestra loca y dispersa realidad y el Conjunto de características que conforman la realidad física y humana de nuestra zona.
Hoy contamos con Universidad regional un gran paso para la vida académica regional, un alma mater en la región de Aysen, muy al pesar de sus detractores a resultado una oportunidad de desarrollo regional, no solo en lo académico, en la vida misma de muchos jóvenes y familias que tienen acceso a la educación profesional pudiendo optar por quedarse o salir a estudiar, decisión que antes no tenía opción.
Es por ello cuando se habla de políticas públicas con enfoque de derecho, lo que se dice en simple palabras es que el estado sea garante de mínimos derechos a todos los ciudadanos por igual, ejemplo acceso universal a la educación.
La descentralización nos dará la oportunidad de generar políticas públicas con perspectiva y presupuesto regional, para allá debe estar destinada y orientada la lógica de quienes sean postulantes a ser la máxima autoridad Regional, electa por votación popular. Y pasaremos de ser un estado unitario-centralizado a ser un estado mixto unitario-descentralizado. Para ello quienes tomen la decisión de ser candidato a Gobernador(a) regional, deberá por ley, presentar un compromiso de programa en el cual manifieste su línea de trabajo para el desarrollo de la región.

Compartir