Opinión: ¿Apruebo o rechazo?

Víctor Velasquez Nieto

2614

¿Apruebo o rechazo?

La primera y más importante etapa de este momento constitucional será el día 26 de abril del presente año, en el veremos si este proceso continúa o si más bien fue un espejismo. La tendencia en las encuestas parece indicar que este proceso continuará, pero como algunos dicen: “del dicho al hecho, hay bastante trecho”.

La demarcación de este “momento constitucional” es bastante claro y bien poco deja en duda. El mes de Abril será el punto clave de decisión y desde ahí, eventualmente, se iniciará el verdadero proceso constituyente.

Sostener que ahí se dará efectivamente inicio al proceso no es tan irrisorio, si nos detenemos someramente a ver el comportamiento actual estamos bien lejos de vivir un proceso constituyente propiamente tal, parece que estamos inmersos en el momento de las amenazas y campañas del terror de la que transversalmente son parte las fuerzas políticas del país.

 

 

Considerando la situación social actual poco ha dejado este momento constitucional, se ha tendido a las argumentaciones banales, en algunos casos de forma y en otros del fondo. Sin embargo, estas banalidades no son insignificantes ya que han propendido a una polarización política de extremos ideológicos, que bien podría considerarse un absurdo por quienes pensamos que dichos postulados no han ido actualizándose conforme a como las sociedades evolucionan. Hay quienes han pretendido justificar lo injustificable; otros que han aplaudido lo irrisorio o absurdo; algunos han relativizado los derechos humanos; existe quienes arguyen la no existencia de un estado de derecho, sin detención alguna en la comprensión de los elementos constitutivos del mismo.

Más de dos meses en que hemos visto un retroceso social importante o, peor aún, se han sacado la máscara mostrando su verdadero rostro. Hemos presenciado como no debe hacerse la política en tiempos de crisis. Los actores políticos buscan su espacio mediático para figurar y enaltecerse, ser parte del “pueblo” sin reflexión de lo difuso que es por su composición.

Aprobar o rechazar, como postura al plebiscito, en estos tiempos te hace blanco de ataques, situación que se exacerba si es por redes sociales. ¿Cómo construiremos una sociedad así? La soberbia «intelectual» parece no tener límites y eso preocupa, más aún cuando se trata de argumentos vagos académicamente.

Enfrentamos un proceso de gran ejercicio cívico, donde al menos debería existir honestidad en la argumentación. Quizás la petición más ambiciosa considerando la forma en que el «debate» se va desarrollando.

Compartir