Opinión: Los Amarillos: No los olvides

Víctor Velásquez Nieto

326


Instalado en redes sociales, sabiendo que no son tan representativas (dado los resultados electorales de las primarias presidenciales), se utilizó el termino amarillos. Se denostaba a quienes no pensaban igual a algunos, extremando de una u otra forma las posiciones políticas.
Post triunfo de Gabriel Boric y Sebastián Sichel, comenzó el momento de definiciones de otros sectores. Hasta hoy sabemos que hablará el viernes Yasna Provoste (democracia cristiana), Paula Narváez (Partido Socialista) sigue en candidatura, Carlos Maldonado (Partido Radical) llama a primarias y el PPD no sabemos. Jorge Sharp (Ex Frente Amplio), realizó una carta haciendo un guiño a la Lista del Pueblo, el actual alcalde de Valparaíso busca candidatura presidencial. Finalmente, José Antonio Kast (Partido Republicano) irá de candidato.
Lo mencionado precedentemente, sin perjuicio de las demás candidaturas en búsqueda de la recolección de firmas. ¿Cuántos candidatos tendremos finalmente? Una gran interrogante, recordaba a un profesor de derecho político quien señalaba (a propósito de la elección del año 2013, donde había 9 candidatos): “Con la cantidad de candidatos, había poca excusa para no ir a votar, falto solo el pato donald”, el que ahora si está presente por la imitación del candidato Gabriel Boric. ¿Cuántos candidatos tendremos finalmente?
La problemática esta dada por las candidaturas de la concertación (ahora unidad constituyente), no por qué sean muy populares en opinión de unos (yo tendría bastante cuidado con ese votante) si no por la división que se generará en la izquierda. Ahora, si a esto sumamos la lista del pueblo podría ser aún más dividida la votación.
¿Qué hacer en este escenario? Ni idea, nadie que salga con una solución salvadora es confiable. De momento debe presumirse que el voto del centro derecha debería ir por Sichel, la derecha más dura por Kast. Pero, aquí surge la siguiente interrogante ¿Cuánto del centro de la izquierda puede captar Sichel? Recordemos que es un ex demócrata cristiano, quizás algunos puedan cambiarse a esa candidatura.
Sin embargo, cualquier análisis finalista en cuanto a los resultados es apurado. No es arrancarse de cualquier tipo de proyección, es lo liquido en que se encuentra la política. Además, existe un sobre apoyo en redes el cual no es representativo de manera alguna de los votantes nacionales (esto corre para los extremos políticos de ambos sectores), el mensaje final es: “TWITTER NO REPRESENTA LA REALIDAD NACIONAL”, no sean ciegos, esto los tiene en una pelea sin sentido que piensas se basa allí. ¿Por qué lo digo? Porque, según las redes sociales Jadue tenía mayor presencia y mayoría en encuestas sesgadas. Analizar alejado del fanatismo seria un avance a este país de cara a las presidenciales.
Víctor Velásquez Nieto


Compartir