El “super estado de excepción”

1203
Víctor Velásquez

El programa del candidato de la extrema derecha propone lo que él denomina un “estado de emergencia calificado”, lo cual no es más que un titular engañoso y en realidad tiene extensiones que son peligrosas y que no podemos dejar pasar en caso alguno.

Nuestra legislación contempla en su Constitución cuatro estados de excepción, ¿Qué es un estado de excepción? Es un régimen especial en que se habilitan potestades o facultades extraordinarias por causales reguladas en el propio texto. En la actualidad tenemos el estado de asamblea (guerra exterior), estado de sitio (guerra interna o conmoción interior), estado de catástrofe (calamidad pública) y estado de emergencia (grave alteración del orden público o grave daño para la seguridad de la nación).

Cuando se escucha al candidato referirse a la restricción de libertad personal (detención o mantener en lugares que no están habilitados al efecto) señalan: “eso ya está en la constitución”. Curiosamente omiten algo relevante, la restricción que se menciona sólo está regulada en el caso del Estado de Asamblea y no en los otros.

Posteriormente nos menciona que las causales serán “grave alteración al orden público o daño a la seguridad de la nación”, que son exactamente las mismas que existen para el estado de emergencia. ¿Qué se busca? Simplemente tener un mix de facultades, algunas de las más extraordinarias como la restricción de la libertad personal.

Continuando con la extensión de esta peligrosa medida, tenemos implicancias a nivel internacional. En particular a propósito de los “Principios de Siracusa” que responden a una interpretación oficial de los requisitos que impone el “Pacto Internacional de Derechos Civiles y Políticos”; en estos principios se refieren a la necesidad, temporalidad, proporcionalidad, control judicial e intangibilidad de los derechos fundamentales.

Es curioso que no se transparente, aunque es obvio que es mejor ocultar la realidad a pesar de que sea fácil de descubrir. Si bien está regulado, es para casos de guerra exterior cuestión que no podría tener una aplicación práctica en el país ante no haber conflicto externo. Discursivamente es una falacia del candidato.

Los estados de excepción son una regulación extraordinaria, no puede existir relativización de la extensión de estos. Esto es un claro atentado a las libertades, sobre todo cuando en el estado de emergencia implica restricción de derechos y no suspensión, a diferencia de la propuesta del candidato de la extrema derecha que en su propuesta plantea tener ambas facultades.

Es momento de ser serios, no puede tolerarse propuestas que posean extensiones de esta naturaleza y, además, cuando podría ser una flagrante vulneración de principios. La opción presidencial que se ajusta a los principios en esta y otras materias es el magallánico Gabriel Boric

Víctor Velásquez Nieto

Comando Tierra del Fuego

Compartir